Poniendo al día el porfolio

No deja de ser irónico que por cuidar proyectos ajenos acabes descuidando el propio y que, de tanto insistir a tus clientes en la importancia de visibilizar su trabajo y de generar contenido, acabes siendo tú el que llega al final del día sin ganas de ponerse delante del ordenador para poner en orden los tuyos. Pero así es. Al menos en mi caso. Y más cuando los proyectos propios en los que estás absorto son a medio/largo plazo y no tienen visibilidad más allá de las hojas del cuaderno que van llenando y las conversaciones y alianzas que vas rapiñando para poder llevarlos a buen puerto… Pero ésa es otra historia de la que, posiblemente, ya daré cuenta más adelante.

El caso es que se van cerrando ciclos con clientes y va siendo hora de abrir nuevos con otros y por eso, y porque los proyectos personales no se financian solos, me he dado un ultimátum y me he obligado a actualizar mi porfolio físico para tener una carta de presentación que me permitiera mostrar quién soy, qué hago y cómo lo hago en mi faceta de profesional de la Comunicación Audiovisual y Creativa. Y éste es el resultado.

Obviamente, la web y las redes socialestwitter, facebook, instagram, linkedin van a seguir siendo la manera más ágil y rápida de actualizar mi porfolio y, por lo tanto, la más completa para conocer mi trabajo pero siempre me ha gustado tener una carta de presentación más sencilla y dirigida que deje claro lo que hago.

Así que, ya sabéis, si necesitáis o conocéis a alguien que necesite los servicios de un fotógrafo/realizador de vídeo y/o redactor/guionista creativo, solvente, con experiencia, más majo que las pesetas y que además ponga especial cariño en la narrativa (storytelling lo llaman ahora) de todo lo que hace, no os cortéis y compartid con ellos esta publicación. Si no conocéis a nadie pero os gusta lo que hago y queréis ayudarme a llegar a nuevos clientes (que al final se van a traducir en más facilidad para poder seguir dedicando tiempo a los otros contenidos que me gusta hacer de manera independiente), podéis hacerlo también que nunca se sabe quién puede necesitar lo que hago.

Y como es de bien nacidos ser agradecidos, a final de este mes sortearé una copia una de mis fotos a 30×45 cm entre todos los que compartáis esta publicación en redes sociales (etiquetadme o hacedmelo saber de alguna manera para que pueda incluiros en el sorteo) y enviaré otra copia a quien me haya hecho llegar un nuevo cliente (todas firmadas y dedicadas con todo el cariño del mundo, por supuesto).