AL0n_pJCfy8

A pesar de lo polémico de su contenido, despertar curiosidad sobre algo tan complejo como el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) en la opinión pública estaba resultando algo peliagudo en cuanto a que se trataba de un tema que apenas se tocaba en los medios de comunicación y el discurso que alertaba sobre las posibles consecuencias de su aprobación llegaban a España de la mano de Podemos, lo que se convertía en un sesgo para muchos a quienes podría interesar pero no querían involucrarse con nada que se relacionara con esta formación política. Para intentar llegar a más público, hacía falta algo desvinculado de cualquier formación política y que fuera lo suficientemente directo, sencillo y atractivo como para tuviera opciones de compartirse en redes sociales.

Dani, que fue el que recibió el encargo de llevar esto a cabo, se puso en contacto conmigo para desarrollar una idea que pudiera tener una mínima oportunidad de viralizarse que, a fin de cuentas, era lo que nos estaban pidiendo y para lo que nos daban libertad total (dentro de los límites que nos marcaban el presupuesto y el sentido común). Tras unos cuantos cafés y otros tantos pinchos de tortilla, surgió la idea de utilizar el cine y el humor para explicar el idilio comercial entre EEUU y Europa e intentar llegar de una forma fácil al público general. Titanic se convirtió en TTIPtanic, el Nosferatu de Murnau pasó a contar la historia de NosferaTTIP y Lo que el viento se llevó lo reconvertimos en Lo que el vienTTIP se llevó.

He de reconocer que hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien sacando adelante un trabajo. Remontamos reduciendo el metraje al mínimo, guionizamos e incluso redoblamos las tres películas en un tiempo récord (en realidad dos, que NosferaTTIP es muda) y con la inestimable ayuda de Alberto en todo lo concerniente al montaje de sonido y dirección de doblaje (a ver si sois capaces de encontrar mis voces en algunos de los personajes en TTIPtanic). Personalmente, mi favorito de los tres vídeos es NosferaTTIP… ¿Y el vuestro?