Nadie ha entendido a los fotógrafos como Guns N’ Roses

Sin duda, nadie ha sabido poner banda sonora a la vida del fotógrafo en todas y cada una de sus fases como los Guns N’ Roses. Esto es así. No hace falta escarbar mucho para descubrir que bajo sus letras subyacen conmovedores y desgarradores relatos  que cantan a prácticamente cualquiera de los hitos que hemos ido marcando y/o alcanzando en el desempeño de nuestra labor profesional y en los que cualquiera de los que nos dedicamos a la fotografía podemos vernos perfectamente reflejados. Si no lo ves claro, ponte los auriculares, prepara tu spotify(*) y sigue leyendo.

Todo empieza cuando te das cuenta de que El Veneno corre por tus venas. Te das cuenta porque cualquier excusa es buena para salir a hacer fotos; porque no sabes hablar de otra cosa; porque empiezas a pesar más tiempo delante del ordenador procesando fotos que delante de la tele viendo el Sálvame Deluxe o porque los demás te dicen que estás un poco pesadito con la cámara y que la fotografía se ha convertido en una obsesión para ti.

Bad obsession / Use your illusion I (1991) | […] Boy / It’s a / It’s a / Heads up / It’s a bad obsession / It’s always messin’ / It’s always messin’ my mind / Now it’s a bad obsession / It’s always messin’ / It’s always messin’ my mind / But I can’t stop thinkin’ ‘bout / Doin’ it one more time […]

Pero tú sabes que es algo más. Algo que los demás parecen no haber descubierto y que intentas atesorar en formato RAW dentro de ti. La fotografía convierte cada lugar al que vas en un paraíso en el que todo, absolutamente todo, parece digno de ser inmortalizado y hace que te sientas especial por haber estado ahí y en ese momento para hacerlo.

Paradise City / Appetite for destruction (1987) | Take me down / To the Paradise City / where the grass is green and the girls are pretty […] / Just a urchin livin’ under the street / I’m a hard case that’s tough to beat / I’m your charity case so buy me something to eat / I’ll pay you at another time […]

Empieza, entonces, esa fase en la que tu día a día no te llena. Tu vida, tu trabajo, tus estudios… todo está vacío sin la fotografía. Los constantes halagos de tus amigos, tus seguidores en redes sociales y tu (cada vez más inflada) alma de artista te están pidiendo a gritos que lo dejes todo y te lances a ganarte la vida como lo que tu razón y tu corazón coinciden que eres: un fotógrafo.

Think about you / Appetite for destruction (1987) | […] I think about you / Honey you’re the time my heart says ‘yes’ / I think about you / Deep inside I love you best /  I think about you / You know you’re the one I want / I think about you / Darling you’re the only one, I think about you… /  Yeah! Hahaha! / I think about you / You know that I do / I think about you / All alone only you / I think about you / Oooh its true / I think about you / Yes I do… […]

Finalmente das el paso y te conviertes en autónomo. Eres un entrepreneur, un profesional que se ha hecho a sí mismo, tu propio jefe, el verbo del sueño americano hecho carne en ti. Que se prepare la competencia porque has llegado y piensas hacerte con tu (merecida) cuota de mercado.

Welcome to the jungle / Appetite for destruction (1987) | […] Welcome to the jungle we take it day by day /  If you want it you’re gonna bleed but it’s the price you pay / And you’re a very sexy girl very hard to please / You can taste the bright lights but you won’t get there for free / In the jungle welcome to the jungle / Feel my, my, my, my serpentine / I,I wanna hear you scream […]

No tardas mucho en descubrir que tu equipo fotográfico es un lastre que te está impidiendo desplegar todo tu potencial y empiezas a plantearte una actualización de cuerpo y lente. Empiezan las incontables visitas a páginas de reviews, foros, comparativas de precios, opciones de segunda mano, las dudas sobre si cobran aduanas desde tal tienda china… La publicidad empieza a mostrarte cámaras y objetivos en todas y cada una de las páginas que visitas y lo que empezaste barajando como una posibilidad se acaba convirtiendo en una necesidad. Sí, amigo, estás bien jodido.

You could be mine / Use your illusion II (1991) | […] ‘Cause you could be mine /  But you’re way out of line / With your bitch slap rappin’ / And your cocaine tongue / You get nuthin’ done / I said you could be mine / You could be mine / You could be mine / You could be mine / You could be mine / You could be mine, mine, mine, mine / You’ve gone sketchin’ too many times / Why don’t you give it a rest / Why / Must you find / Another reason to cry […]

No tienes dinero pero eso no te impide empezar a montarte tu propia ingeniería fiscal: tienes pendientes de cobrar varias facturas y se aproxima la declaración trimestral, así que el gasto te viene bien para desgravarte el IVA y beneficiarte con la amortización del equipo en el IRPF. Al final casi ganas dinero comprando, así que te lanzas y compras aunque te quedes sin un duro.

Reckeless life / Lies (1988) | I’m reckless and feelin’ no pain / You know I’ve got no need to control / Livin’ with the danger / I’m always on the edge now / With million dollar visions that I hold / Livin’ like this never ever / Tore my life apart / I know how to maintain / And you know I know my part […] / I lead a reckless life / And I don’t need your advice / I lead a reckless life / And you know it’s my only vice […]

El chute de adrenalina que tuviste al darle al botón de comprar no es nada comparado con el de endorfinas cuando el mensajero llama a tu puerta. Ya tienes en tu poder ese nuevo equipo que tanto anhelabas y que, no te cabe ninguna duda, va a convertirte en mejor profesional de lo que ya eras (si cabe).

Sweet child of mine / Appetite for destruction (1987) | She’s got a smile it seems to me / Reminds me of childhood memories / Where everything / Was as fresh as the bright blue sky / Now and then when I see her face / She takes me away to that special place / And if I’d stare too long / I’d probably break down and cry / Oh, oh, oh / Sweet child o’ mine / Oh, oh, oh, oh / Sweet love of mine […]

Pero (¡ay, amigo!) no todo el monte es orégano y descubres (por las malas) que la avalancha de clientes que esperabas a raíz del entusiasmo de amigos y seguidores no es tal, que algunos clientes se toman su tiempo para ingresarte lo que les facturas y que lo que ganas no cubre lo que estás gastando para mantener tu infraestructura de fotógrafo.

Patience / Lies (1988) | […] If I can’t have you right now, I’ll wait dear / Sometimes I get so tense but I can’t speed up the time / But you know love there’s one more thing to consider / Said woman take it slow and things will be just fine / You and I’ll just use a little patience […] / Little patience, mm yeah, mm yeah / Need a little patience, yeah / Just a little patience, yeah […]

Pero algunos cobros se estiran más de la cuenta y, lo que empezó como un idilio laboral, puede acabar transformándose en un conflicto económico que puede hacernos perder la paciencia, convirtiendo el impago en un potencial intercambio de reproches a cara de perro.

Get in the Ring, Use your illusion II (1991) | Why do you look at me when you hate me? / Why should I look at you when you make me hate you too? / I sense a smell of retribution in the air / I don’t even understand why the fuck you even care / And I don’t need your jealousy yeah / Why drag me down in your misery […] / I don’t like you, I just hate you / I’m gonna kick your ass, oh yeah! oh yeah! […]

Aunque también es cierto que de vez en cuando encuentras un unicornio… Sí, a pesar de que es una especie en peligro de extinción (y que no está protegida), aún existe el cliente que te paga puntualmente al finalizar el trabajo (o por adelantado).

One in a million, Lies (1988) | […] You’re one in a million / Yeah that’s what you are / You’re one in a million babe / You’re a shooting star / Maybe some day we’ll see you / Before you make us cry / You know we tried to reach you / But you were much to high. / Much too high… / Much too high… / Much too high… […]

El muestrario de clientes es prácticamente infinito pero, quien más quien menos, todos nos hemos encontrado con el figura que te dice que no te tiene dinero para pagarte pero te garantiza que va a poner bien claro tu nombre en el pie de foto para dar promoción a tu trabajo, convencido de que te está haciendo un favor. Promoción, una moneda que sólo debe funcionar en su país feliz de la casa de la gominola de la calle de la piruleta.

You’crazy / Appetite for destruction (1987) | […] you don’t want my love / you wanna satisfation / you dont need my love / You’ve got to find yourself / another pice, another piece / of the action. / You’re crazy, hey, hey / You know you’re crazy, oh my! / You’re fuckin’ crazy, oh child…[…]

Lo mejor en estos casos es tratar a estos personajes como si se tratara de un brote de lepra y bloquearles para prevenir cualquier futuro contacto suyo… Pero no sin antes buscar una empática condena popular en todas tus redes sociales y un escarnio global que publicite gratuitamente semejante desfachatez y ayude al impresentable a conseguir al esquirol de turno que le solucione la papeleta… Porca miseria!

Back off bitch, Use your illusion I (1991) | […] Outta my head / If it’s lovin’ you, I’m better off dead / Back off, back off bitch / Down in the gutter dyin’ in the ditch / You better back off, back off bitch / Face of an angel with the love of a witch /  Back off, back off bitch / Back off, back off bitch / It’s such a pity that you’re such a bitch / Back off, back off bitch / It’s time to burn-burn the witch […]

Uno de los momentos que más le marcan a uno como profesional autónomo es el del primer contacto de haciendasomosotodos. Por muy bien que lleves las cuentas, no puedes evitar una taquicardia cada vez que te llega un aviso de agencia tributaria y te entra la duda de si será que te quieren hacer una inspección. Y, no lo dudes, si te la hacen… ¡Van a ir a pillar!

Out ta get me, Appetite for destruction (1987) | Been hidin’ out / And layin’ low / It’s nothing new ta me / Well you can always find a place to go / If you can keep your sanity / They break down the doors / And they rape my rights but / They won’t touch me / They scream and yell / And fight all night / You can’t tell me / I lose my head / I close my eyes / They won’t touch me / ‘Cause I got somethin’ / I been buildin’ up inside / For so fuckin’ long / They’re out ta get me / They won’t catch me / I’m fucking innocent / They won’t break me […]

Atrasos que se convierten en impagos, impuestos trimestrales, cuotas de autónomo, deudas que se acumulan, proyectos que se estiran en el tiempo más de la cuenta, clientes que te exigen más de lo que se presupuestó, peticiones rocambolescas que te hacen dudar entre dar más valor a tus principios o el dinero, sensación de que has dejado de ser fotógrafo para pasar simplemente a hacer fotos… Es obvio que nada es tu culpa pero las preocupaciones se agolpan, transformándote en ese ser quejumbroso y monotemático que tanto odias y al que todos evitan, que ve cómo su idilio con la fotografía entra en crisis y no puede dejar de hablar sobre ello con su pareja, amigos, familia, proveedores, clientes…

Don’t damn me / Use your illusion I (1991) | Don’t damn me / When I speak a piece of my mind / ‘Cause silence isn’t golden / When I’m holding it inside / ‘Cause I’ve been where I have been / An I’ve seen what I have seen […] / Sometimes I wanna kill / Sometimes I wanna die / Sometimes I wanna destroy / Sometimes I wanna cry / Sometimes I could get even / Sometimes I could give up / Sometimes I could give / Sometimes I never give a fuck / It’s only for a while / I hope you understand / I never wanted this to happen […]

Una presión puede llegar a hacer que te plantees si te has equivocado al hacer de la fotografía tu fuente de ingresos e incluso pensar en dejarlo. ¿Será que no vales? ¿Que hay saturación de mercado? ¿Que te has quemado y has perdido tu toque? La introspección llama a tu puerta, necesitas un descanso y crees que la única solución es colgar la cámara por un tiempo.

November Rain / Use your illusion I (1991) | When I look into your eyes / I can see a love restrained / But darlin’ when I hold you / Don’t you know I feel the same / Cause nothin’ lasts forever / And we both know hearts can change / And it’s hard to hold a candle / In the cold November rain […] / Sometimes I need some time…on my own / Sometimes I need some time…all alone / Everybody needs some time… / on their own / Don’t you know you need some time…all alone […] / So never mind the darkness / We still can find a way / Cause nothin’ lasts forever / Even cold November rain […]

¿Acaso ha llegado al final? ¿Se ha terminado tu aventura como fotógrafo? Quizá sea el momento de secarnos las lágrimas y aprovechar todo lo que hemos aprendido. A fin de cuentas, la fotografía nunca se acaba y siempre hay algo que contar, aunque quizá debamos cambiar la manera en la que lo estábamos haciendo. Lo mismo así podemos encontrar de nuevo el camino a Paradise City

Don’t cry (original), Appetite for destruction I (1991) | Talk to me softly / There’s something in your eyes / Don’t hang your head in sorrow / And please don’t cry / I know how you feel inside I’ve / I’ve been there before / Somethin’s changin’ inside you / And don’t you know / Don’t you cry tonight / I still love you baby / Don’t you cry tonight / Don’t you cry tonight / There’s a heaven above you baby / And don’t you cry tonight […]

(*) He dado muchas vueltas a cómo incluir las canciones dentro del post (tanto por estética como por funcionalidad a la hora de acompañar el texto con la música) y finalmente he optado por spotify. Me hubiera gustado que se hubiera podido reproducir en el mismo post según se iba leyendo pero, a fecha de hoy, no se puede sin que se ejecute spotify. Si bien la cosa va más ágil con la aplicación instalada, en el ordenador de sobremesa no es necesario tenerla y se puede usar con su versión web, que abrirá en una nueva pestaña cada tema. En el móvil o tablet, me temo que no queda otra que tener la app.

 

Puntúa esta entrada
Puntuación de los lectores 19 Votos
9.3