La oficina del futuro se caracterizará, entre otras cosas, por contar con unas instalaciones más eficientes, más respetuosas con el medio ambiente y más confortables para el trabajador. En definitiva, convertirán en puntos de encuentro lo que hasta ahora se había tratado sólo como áreas de trabajo. Consciente de esto, Infinorsa planteó la reforma integral de la Torre Serrano, con especial atención a la iluminación, puesto que es uno de los pilares fundamentales para conseguir espacios flexibles, confortables y eficientes. El proyecto ha sido galardonado con el premio Asprima Sima 2016 a la mejor actuación inmobiliaria en rehabilitación integral de edificios.

En Infinorsa tenían claro desde el principio el tipo de edificio de oficinas que querían conseguir y los pasos que debían seguir para hacerlo realidad. “En el capítulo de iluminación teníamos tres objetivos claros: conseguir una iluminación de calidad, disponer del sistema de control más adecuado a las características del edificio y promover la eficiencia energética”, detalla Fernando Ferrero, director de operaciones de Infinorsa.

Al ser el gran aporte de luz natural una de las principales características de Torre Serrano, era imprescindible una regulación en tiempo real de la intensidad de las luminarias. Combinando las empotrables LED CoreLine y el sistema de control autónomo OccuSwitch, se adecúa el nivel de alumbrado en función del aporte de luz natural y también por detección de presencia, lo que aporta un ahorro de un 40% extra con respecto a lo que supondría esa misma instalación sin sistema de control. “El resultado ha sido muy satisfactorio, al ahorro que nos proporciona la tecnología LED combinada con los sistemas de control del alumbrado, habría que sumarle el potencial ahorro en mantenimiento, que prácticamente se reduce a cero”, concluye Fernando Ferrero.

Otro de los puntos claves de este proyecto de reforma, llevado a cabo por Ortiz León Arquitectos, consistía en integrar lo que iba a ser un edificio de oficinas en una zona comercial tan importante como el de la calle Serrano, en el que se encuentra enclavado. “La iluminación es un tema fundamental de la arquitectura; un buen edificio mal iluminado deja de ser un buen edificio; tanto desde el exterior como desde el interior”, afirma Gonzalo Echarri, Director de Arquitectura de Ortiz León Arquitectos.

Para conseguir esa integración se apostó por separar el edificio en dos partes muy diferenciadas a través de su iluminación: por una parte, las plantas de oficinas; y por otra, un zócalo definido por una iluminación con tiras LED verticales, controladas mediantes escenas programadas en la plataforma Dynalite de Philips, que al iluminarse por la noche, consiguen resaltar el edificio Torre Serrano dentro del eje comercial donde está ubicado. “La tecnología LED nos da una capacidad de incorporar la iluminación a los proyectos que antes no teníamos por limitaciones técnicas, flexibilidad, coste…”, explica el arquitecto.

El resultado final del proyecto son unas oficinas que se acercan al modelo FutureOffice que plantea Philips, donde la iluminación forma parte fundamental para mejorar los parámetros de confortabilidad y eficiencia energética. Torre Serrano ha reducido su consumo en casi un 70% (de 108kW a 36 kW) con respecto a una iluminación basada en la flourescencia, lo que se traduce en cerca de 55 toneladas menos de emisión anual de CO2 a la atmósfera.

CLIENTE:
PROYECTO:
LUGAR:
FECHA:

Philips Ibérica, S.A.
Caso de estudio del proyecto de iluminación de Torre Serrano 47.
Madrid
Julio de 2016