A punto de terminar el ciclo del diseño anterior, tocaba volver a empezar y replantear la imagen de las tiendas Bershka desde cero. Desde la cadena se marca un nuevo reto al proyecto de renovación: seguir las pautas definidas por el US Green Building Council (USGBC) para conseguir un establecimiento eficiente y ecosostenible y hacerse con la certificación LEED Platinum, la más alta concedida por esta auditora independiente americana.

La primera en acogerse a este cambio de imagen ha sido la flagship store que Bershka inauguró en marzo de 2.014 en un edificio del siglo XIX ubicado el corazón de Valencia y que, con más de 1.300 metros cuadrados de superficie, se ha convertido en la tienda más grande de la cadena en Europa. “Al tratarse de una flagship no se trata de una tienda al uso”, explica Germán Casanova, responsable de la cuenta de Bershka para Philips España. “Tiene unos espacios abiertos muy amplios y unos techos muy altos, de seis metros, así que el principal reto estaba en conseguir los niveles que necesita un establecimiento de estas características, que son más de 1.000 luxes, con una iluminación 100% LED”. A esto había que añadirle los requisitos marcados por el USGBC para conseguir la certificación LEED Plantinum: consumo reducido apoyado por sistemas de control del alumbrado, índice de reproducción cromática superior a 80, correcto ajuste tanto de la cantidad como de la  calidad en la iluminación y vida útil de la luminaria  por encima de las 24.000 horas.

“Para conseguir todo esto, Philips tuvo que desarrollar una solución a medida para Bershka”, relata Germán. “Diseñamos unas luminarias que se adaptan al sistema de Bershka, en el que los focos van insertados en unos canales colocados en el techo, de forma que se quedan totalmente integrados en la tienda y que además cumplían con todos los requisitos necesarios para obtener la máxima puntuación en el apartado de iluminación de la certificación LEED”. Además, se instalaron sistemas de control del alumbrado por presencia en las zonas de almacén y por aporte de luz natural en los escaparates, reduciendo el total del consumo eléctrico en cerca de un 40% con respecto a lo que supondría una instalación convencional.

Para rematar su flagship store, Bershka no quería dejar sin destacar la fachada del edificio, catalogada dentro del neoclasicismo valenciano de finales del siglo XIX. “Los detalles en la iluminación son las marcan las diferencias entre una tienda flagship y otra que no lo es”, comenta Germán. “En este caso, hemos dotado a la fachada de un sistema de iluminación dinámica que juega con diferentes tonos de blanco”.

CLIENTE:
PROYECTO:
LUGAR:
FECHA:

Philips Ibérica, S.A.
Caso de estudio del proyecto de iluminación de tienda Bershka.
Valencia
Junio de 2014