Nueva iluminación en el Albaicín

Cae la tarde en el mirador de San Nicolás. Como cada día, cientos de turistas se congregan en el corazón del granadino barrio del Albaicín para observar una de las consideradas puestas de sol más bonitas del planeta. A la magia que tiñe la Alhambra del color de los últimos rayos de sol se le suma un espontáneo guitarrista, poniendo banda sonora flamenca al momento.

Poco a poco, la noche se va cerrando y empieza el peregrinaje de vuelta al centro de la ciudad o hacia alguno de los cármenes, bares, terrazas, o zambras de los alrededores, diluyendo a la multitud por el laberíntico entramado de calles y cuestas que componen el barrio. El nuevo alumbrado LED de Philips instalado por el Ayuntamiento de Granada va a garantizar un camino perfectamente iluminado para seguir disfrutando del resto de la velada por este pintoresco barrio, sea cual sea la ruta elegida.

Después de unas 13.000 horas funcionando, las lámparas de halogenuro metálico que habían iluminado durante los últimos tres años las calles del Albaicín llegaban al final de su vida útil y desde la corporación municipal granadina se abría el proceso de renovación de las luminarias. “La última vez que cambiamos las bombillas de las farolas del barrio sabíamos que sería la última vez que lo haríamos con halogenuros metálicos”, relata el Jefe Servicio de Instalaciones del Ayuntamiento de Granada, Francisco Fuentes. “Habíamos empezado a hacer pruebas con LED pero todavía no habíamos dado con la solución que buscábamos, así que nos dimos un ciclo más con las bombillas que habíamos estado usando hasta entonces”.

En 2011 se empezaron a instalar varios modelos de LED de diferentes marcas a modo de prueba en diferentes calles de la ciudad. “No sólo buscábamos ahorrar, buscábamos mejorar la calidad de la iluminación, reducir la contaminación lumínica y que todo ello viniera de la mano de alguien que nos garantizara una respuesta rápida a cualquier problema que pudiéramos tener con el producto que finalmente eligiéramos”, recuerda José Torres, Alcalde de Granada. “En el Albaicín teníamos el reto añadido de mantener los faroles ya existentes, así que además necesitábamos un producto que pudiera adaptarse a ellos. Y Philips nos ofrecía todo eso”, concluye.

En abril de 2014 se empezaron a sustituir los cerca de 2.000 puntos de luz con los que cuenta el barrio, marcando el inicio del plan de renovación del alumbrado de toda la ciudad. “Elegimos el Albaicín por tratarse de un barrio emblemático de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994, y siempre buscando una mejora en la calidad de vida de sus vecinos”, explica D. José Torres. “Desde el principio hemos estado trabajando conjuntamente con los representantes vecinales y tomando en cuenta sus sugerencias”, añade.

Para Francisco Fuentes los resultados no pueden ser más satisfactorios: “de entrada, hemos conseguido
reducir en más de un 80% el consumo eléctrico, aumentando la calidad de la iluminación tanto en uniformidad como en nivel de confort visual, reduciendo, además, los niveles de contaminación lumínica prácticamente al mínimo”, explica. Asimismo, el cambio a módulos LED de Philips supone a las arcas del ayuntamiento el ahorro añadido derivado de la reducción de costes de mantenimiento, al pasar la vida útil de la luminaria de 13.000 horas (3 años) a 70.000 (16 años). Todo esto ha llevado a la corporación municipal granadina a tener previsto instalar otros 1.500 puntos de luz en el centro de la ciudad con módulos LED de Philips antes de finalizar el año.

CLIENTE:
PROYECTO:
LUGAR:
FECHA:

Philips Ibérica, S.A.
Caso de estudio del proyecto de iluminación del barrio del Albaicín.
Granada
Mayo de 2014