Guía rápida de crowdfunding para fotógrafos [ii]: qué es

Hay mucho ya escrito sobre esto así que no me quiero extender mucho aquí. Básicamente es un sistema de financiación colectiva de proyectos en los que prima el interés general al personal. O al menos así entiendo yo que debería ser. Aunque todo cabe, los proyectos para realizar nuestro ego con financiación colectiva son lícitos pero no encajan dentro de mi filosofía de lo que yo entiendo que debería ser el crowdfunding.

El proceso es muy simple: se hace una previsión de gastos, se definen una serie de recompensas en función de las aportaciones con las que nos quiera ayudar la gente, se elabora una presentación atractiva de lo que es el proyecto que queremos llevar a cabo y se elige una plataforma en la que lanzarlo y en la que intentar conseguir esa financiación en un plazo que suele rondar los 60 días (aunque varía en algunas plataformas). Si en ese plazo conseguimos la financiación que hemos estimado necesaria, la plataforma se encarga de llevar a cabo la recaudación y nos la hace llegar restando su comisión (que está entre el 5-8% según la plataforma). Si no, pues no vemos nada… Y la plataforma tampoco.

Llegado a este punto y para afianzar conceptos, llevé al FotoFreak un vídeo de ejemplo del que, para mí, ha sido el primer caso de crowdfunding. En él se ven claramente los tres primeros pasos a seguir en todo crowdfunding: se define la cantidad a conseguir -que en este caso estaba implícita en la propia petición y seguro que más de uno de vosotros es capaz de acordarse sin que yo se la diga- exposición y motivaciones, definición de tramos de aportación/recompensas.

 

 

QUÉ NO ES EL CROWDFUNDING

No son donaciones -se ofrece una recompensa a cambio de cada aportación- no son microcréditos -el dinero no regresa a quien colabora económicamente en nuestro proyecto- y no es (o al menos yo creo que no debería ser) una preventa -si bien las recompensas suelen estar relacionadas con el proyecto que se va a realizar, el objetivo del crowdfunding debería estar en poder realizar un proyecto que queremos llevar a cabo sí o sí pero no podemos por motivos puramente económicos, no buscar la rentabilidad de un proyecto antes de ponernos a trabajar en él-.

En este punto también invité a reflexionar sobre la posibilidad de jugar con la idea del crowdfunding llevándola más allá de lo económica y se planteara también una vía de conseguir soporte físico para llevar a cabo un proyecto. Y ahí es cuando hablé del #camfunding.

Y para no tener intención de estirarme en este punto, me he cubierto de gloria.

 

Puntúa esta entrada
Puntuación de los lectores 2 Votos
9.1