21 días en Costa Rica

Pues no; aunque suene al título del próximo programa especial de la muchacha ésa que se metía a saco tres semanas en tal o cual situación hasta terminar malamente en televisión, no lo es. 21 días en Costa Rica son los que va a pasar el que escribe estas líneas a invitación del departamento de fotografía de la Universidad Creativa de Costa Rica con motivo del Foto Creativa 2010, que ha querido contar conmigo como invitado internacional en esta edición y a quienes agradezco infinitamente la oportunidad de formar parte de ella.

Y os preguntaréis que por qué yo y qué es lo que voy a hacer allí. Para lo primero no tengo contestación puesto que el primer sorprendido (hasta el punto de creer que se trataba todo de una broma) fui, y sigo siendo, yo. En lo que respecta a lo que haré una vez allí, por la agenda de actividades que me han hecho llegar, tendré el honor de abrir esas jornadas con una pequeña charla sobre el uso de lo 2.0 para convertirte en tu propia marca -y que he titulado ‘de 0 a 100 en 2.0’– además de hacer las veces de miembro del jurado del concurso de fotografía e impartir un taller sobre el fotorreportaje como terapia comunicativa para colectivos en riesgo de exclusión. Y, por supuesto, conocer todo lo que pueda del país y la cultura tica entre unas cosas y otras.

Sí; ésta puede considerarse una de esas cosas que crees que sólo les pasan a los demás y que nunca te pasarán a ti porque, en realidad… ¡estas cosas no pasan! Pocas veces he estado más contento de estar equivocado. Como ya podréis imaginar, éste será otro argumento a sumar a los que llevo diciendo desde hace tiempo a todos los que me vienen con la copla de que un fotoblog sólo sirve para que la gente te robe las fotos de Internet. 🙂

21 días en Costa Rica. ¡Pura vida!

ACTUALIZACIÓN 06/10/2010 – 10:50 am: En tierra cortesía de la regulación para pasajeros en tránsito en aeropuertos de los EE.UU. (ESTA) y del personal de tierra de Iberia en el aeropuerto de Valladolid. Lo primero, porque requiere que rellenes la tradicional declaración de que no eres drogadicto, terrorista ni gonorreíco previo al embarque y online (pagando 14$) y los segundos porque no tenían ni idea de que ese permiso podía tramitarse y aceptarse en menos de cinco minutos rellenando el formulario desde un teléfono móvil (punto 5 de ¿Cómo solicito una autorización de viaje? en las FAQ del ESTA). Según el responsable del personal de tierra de Iberia en Valladolid es «vox populi» (así lo dijo, literalmente) que esa solicitud es obligatoria y que ha de pedirse con una antelación de mínimo 48 horas, que es lo que tarda en autorizarse. Una información que ni la agencia emisora ni la página que detalla las conexiones de vuelo comenta pero que, según ellos, de la que yo, como viajero, tenía que ser consciente cuando ni siquiera ellos, como compañía dedicada al transporte internacional de pasajeros, han demostrado tener clara y de la que, insisten, ellos no tienen por qué saber por ser algo que atañe a los viajeros en lo que a mí me parece el argumento más bizarro que he escuchado en mucho tiempo. Si en ese tiempo que hemos discutido la situación y en la que se me ha negado rotundamente y en más de una ocasión la posibilidad de solucionar el problema se me hubiera dicho algo tan sencillo como «entre en Internet, rellene el formulario y traíganos el código», ahora estaría camino del aeropuerto JFK de Nueva York. Pero no. Consecuencia: me he quedado en tierra, con cara de bobo y a la espera de saber si valdrá de algo la reclamación que les he planteado.

ACTUALIZACIÓN 06/10/2010 – 3:00 pm: Después de un intercambio de mensajes en Twitter con los de Iberia y ver que no llegamos a ninguna parte (de hecho, han debido cansarse de contestarme porque al quinto mensaje ya han pasado de mí), me lanzo a llamar al número de teléfono que me dan los de Iberia en el aeropuerto de Valladolid para agilizar el estado de mi reclamación es el de búsqueda de equipajes. Al ponerme en contacto con atención al cliente me dicen que no puedo ponerme en contacto con el servicio de reclamaciones, que es el servicio de reclamaciones el que se pone en contacto contigo. Lo de la montaña y Mahoma no les debe molar mucho. La única solución será comprarme otro billete por mi cuenta y esperar a que me llamen mientras esté en Costa Rica y tenga el teléfono apagado.

ACTUALIZACIÓN 06/10/2010 – 10:00 pm: Como era de esperar, el servicio de reclamaciones no se ha puesto en contacto conmigo (deben tener una buena pila de ellas por atender antes) pero sí que os habéis puesto mucho/as de vosotros/as en contacto conmigo para ofrecerme el pago de una parte o incluso de la totalidad de un nuevo billete de avión. Mil gracias. Perdonadme por no haberlo aceptado porque sé que lo hacéis con la mejor de la intenciones pero no me gusta que me regalen dinero; creo que este tipo de movilizaciones son más para las causas y personas que realmente lo necesitan. Pero no os podéis imaginar lo dentro que me han llegado vuestros ánimos y esa disposición a ayudarme. Sin embargo sí que he aceptado la generosa oferta de los muchachos de Metáfora de Comunicación, con quienes trabajo a menudo, de adelantarme el precio del nuevo billete con vistas a ir pagándoselo según vayan surgiendo más colaboraciones con ellos. Así que, toquemos madera, salgo mañana para Costa Rica y la estancia se acortará sólo un día con respecto a lo previsto. Eso sí, no pienso cambiar el título de post porque entonces me jodería entero el primer párrafo y, además, con todo lo que he aprendido hoy creo que puede contabilizarse como día de viaje. ¡Muchas gracias, una vez más, por vuestro apoyo!

 

Puntúa esta entrada
Puntuación de los lectores 1 Voto
7.8