Cosas que se grabaron en mi memoria a la vez que en la de la cámara un chupinazo y una semana después

Ver por el visor de la cámara cómo dos chorros de agua a presión procedentes de sendas mangueras de bomberos se dirigen diréctamente hacia ti a toda velocidad mientras intentas encuadrar la escena durante el desfile de peñas. La cara de mi ex-asistente después de ver el manguerazo que nos hemos llevado la cámara y yo. Peñistas tirándome calimocho por encima mientras me piden que les haga una foto. ¿Para qué periódico es? Las caras de los invitados al pregón de las fiestas en el salón de actos del Ayuntamiento al verme entrar aún empapado por los manguerazos para fotografiar ‘el chupinazo’.

¿Para qué periódico es? ‘El panamericano’ y el ‘sick of love’. El olor a parrilla por las calles con casetas. Y entonces es cuando se te acerca uno y, señalando la cámara, te pregunta: ¿Para qué periódico es?El olor a alcohol derramado. El penetrante olor a orina de algunos rincones de la ciudad no muy entrada la noche. La entrada del Carrefur de la calle Santiago copada por adolescentes de primer año. El mosaico multicolor de los peñistas dándole a calimocho en Isabel la Católica. ¿Para qué periódico es? Agacharme a recoger el alma del suelo al ver a los sin techo a primera hora de la mañana agitando briks, rellenando los que están a medias con los restos de otros y buscando algo aprovechable para comer entre los restos de la fiesta de la noche anterior. Un tipo sudoroso disfrazado de pulpo Paul. Otro/a tipo/a embutido/a en un disfraz de gorila blanco. Manolo ‘el del bombo’ marcando el ritmo al que se tienen que mover miles de banderas de España llenas de publicidad para batir el record Guinnes de gente agitando banderas (que se batió). El ‘waka-waka’. ¿Para qué periódico es? Un abuelo saltándose la cola para recibir una porción gratuita de ‘tarta de san Lorenzo’ con la excusa “¿me podrías dar un trozo de tarta para mi pobre nieto? Que el pobrecito está llorando porque le duelen los pies de tanto hacer cola”. El mismo abuelo comiéndose la porción tarta tan pronto se la han dado. Los padres que se ríen de sus niños que lloran y se asustan al ver el desfile de ‘gigantes y cabezudos’. ¡Sácame a mí! ¡A mí no me saques! ¿Para qué periódico es? Me bendicen por Dios y la Virgen. Colijo que, en el sistema educativo de postguerra, llevar una cámara de fotos debía ser sinónimo de “punto de información”. Descubro que hasta el más tonto tiene un gabinete de prensa a sus espaldas. ¿Para qué periódico es? Las caras de asombro de pequeños y mayores en las actuaciones de magia de Poniente. Los temazos de la pérgola del Campo Grande a partir de las 9 de la noche. Los ‘agarraos’ de nuestros mayores. ¿Para qué periódico es? ¡¡¡Elll simuladorrrrrrr!!! El parloteo incesante de los ‘speakers’ de rifas y tómbolas. Bob Esponja y Patricio Estrella. El “siempre toca”. La bocina de ‘la cucaracha’ al empezar y terminar el tiempo de los autos de choque. La constatación de que los churros de feria son aceite cristalizado que se derrite en tu boca y en tus manos. Los carteles del Circo Mundial: su espectáculo “ele-fantástico” de paquidermos, la sempiterna Miss Aurori y ‘Chicharrito’ con su diabólica sonrisa…

Pues eso, que hay que verlo. España cañí.

 

Puntúa esta entrada
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0