El cielo es el límite

Hola, me llamo Carlos, tengo taitantos años y soy adicto al spam. Sí, es superior a mí, la de ‘spam’ es la bandeja que más visito en mis cuentas de correo de hotmail, yahoo y gmail. Me gusta ignorar premios millonarios procedente de República del Congo o bonos de decenas de noches de hotel por menos de 15€. Me gusta saber qué descuentos me ofrece el mercado de viagra, cialis y otros medicamentos de los que ni siquiera conocería el nombre de no ser por mis queridas bandejas de spam. Me gusta saber que mi esperma puede coger gusto a manzana, piña o limón o que mi pene podría crecer entre 7 y 10 centímetros en menos de un mes. En definitiva: me gusta saber. A fin de cuentas, eso es Internet: un pozo sin fondo de conocimientos de todo tipo.

Uno de mis últimos “descubrimientos” han sido los tutoriales del You Connect, el boletín A veces, las carpetas de spam esconden auténticas perlas que pasan desapercibidas.mensual oficial de Canon en el que nos prometen trucos, técnicas y consejos varios para mejorar nuestro manejo de la cámara y de la situación en la que estemos usándola. Recuerdo con nostalgia mi primer contacto con este boletín. Fue hace poco más de un mes. Llovía, no ponían nada en la tele, tenía el disco duro esquilmado de series y, obviamente, ponerme a trabajar no era una opción. Rutina habitual: F5 en twitter, F5 en facebook, comprobar email, carpetas de spam… Y ahí estaba, tan tentador como el descuento del 83% en viagra del mensaje que le precedía, un email de Canon You Connect titulado Obtén la iluminación correcta cuando hagas fotos al cielo. ¿Quién podría resistirse a pinchar ese enlace? ¿QUIÉN? Bueno, pues yo no.

Foto: Canon You Connect // Captura de pantalla del boletín mensual de Canon.

No soy un tío de grandes expectativas. No esperaba un artículo exhaustivo sobre el uso de la luz en la fotografía escrito por algún Buda fotográfico; quizá algo de RAW, tipos de medición, un poco de HDR si eran atrevidos… Lo de siempre, vamos. Pero lo que no esperaba de ninguna manera encontrarme era un artículo escrito por el tataranieto de Pero Grullo que empezara descubriéndome que la luz es distinta según la hora del día y terminara sorprendiéndome con un técnica que creí que los antiguos habían sellado siglos atrás: la técnica de la sustitución. ¿Cuál sería mi sorpresa al leer contamos con un método para tratar los problemas derivados de los cielos sobreexpuestos, problema que ha estado presente desde los inicios de la fotografía. La técnica implica sustituir el cielo por otro capturado anteriormente en la cuarta y última página del tutorial. Por un momento creí estar leyendo un post de Xátaka Foto o de Comparte tus recuerdos. Me froté los ojos, volví a mirar la URL, el encabezado… No, no había duda, estaba en el sitio de Canon. Reconozco que estoy atrapado en la lectura. Sigo leyendo: Siempre que veas un cielo interesante, toma una imagen exponiendo el cielo. Pronto te habrás hecho con una gran colección de imágenes que muestran atractivas formaciones de nubes. Estoy fascinado y contento. Y es que siempre es algo bueno sacar algo positivo de rodillos propagandísticos de épocas tan oscuras como las de Stalin, Hitler, Franco… Si se podía quitar una persona hace décadas… ¿Por qué no se va a poder cambiar el cielo hoy en día?

Así que ya sabes, si no te gusta lo que ves… ¡Cámbialo! Es un consejo de Canon. ¡Algunos de los primero ganadores (y luego no) del World Press Photo también lo han hecho!

En fin, que uno se pregunta cómo es posible que una compañía que vive de la fotografía y pretende ser la elección de los profesionales puede valorar la opción de recomendar en uno de sus boletines la alteración de la realidad en la fotografía, aunque sea a nivel amateur.

 

Puntúa esta entrada
Puntuación de los lectores 1 Voto
7.3